Bionoticias

Formas de incorporar la avena en tu dieta

La avena es un alimento muy completo nutricionalmente, gracias a su aporte de proteínas y grasas saludables, así como su refuerzo en minerales y vitaminas, especialmente del grupo B. Incorporar este cereal en nuestra dieta puede ofrecernos muchos beneficios, y la diversidad de formas en las que se comercializa nos ofrece la posibilidad de incorporarlas en nuestra alimentación diaria de forma fácil y creativa. ¡A continuación te dejamos unas cuantas ideas para que no tengas excusas!

 

1. En copos: La forma más básica de introducir la avena en el menú es como complemento en yogures o en un vaso de leche en forma de copos. Incluso se puede aplicar en ensaladas, para darles un toque original a la vez que nos beneficiamos de sus propiedades.

 

2. Porridge: Solo hay que mezclar los copos de avena con leche, bebida vegetal o agua, calentarlo sin dejar de remover durante 2 minutos y agregar frutas encima. E incluso se puede complementar con trozos de frutos secos, miel o canela, para acabar de aportar más ingredientes y texturas al plato. Así, con esta receta sencilla se obtiene un desayuno rápido y nutritivo, que combina todos los beneficios de este cereal con los de la fruta.

 

3. Tortitas: Esta forma de consumir avena es un poco más elaborada, pero no mucho más difícil que la anterior, y es perfecta para preparar con niños o en el momento repostero del día. Para las tortitas, simplemente hay que batir juntos huevos, copos de avena, levadura, leche (puede ser vegetal), una pizca de sal y vainilla (las cantidades variarán según las personas para las que queramos prepararlas). En una plancha o sartén sin aceite, se van vertiendo pequeñas cantidades de la masa en forma circular y se da la vuelta cuando aparecen burbujas en la cara superior; y una vez fuera del fuego están listas para añadir en el plato los complementos dulces o salados a gusto del consumidor.

 

4. Galletas de avena: ¡Esta receta no podía faltar! De hecho, existe una gran variedad de versiones para adaptarlas a los gustos. Una de las más sencillas consiste en mezclar plátano chafado, miel y los copos de avena hasta conseguir una pasta bien repartida y añadirle chips de chocolate; se forman las galletas y se hornean hasta que queden doradas en su superficie. Son un snack perfecto y saludable por sus ingredientes naturales.

 

5. En batidos: Este cereal se puede incorporar fácilmente en un smoothie para tomar entre horas o en la merienda, por ejemplo. Añade copos de avena a tus frutas de temporada preferidas y tritúralo todo junto. Con solo este gesto tendrás una bebida con mucho sabor y refrescante.  

 

6. Granola: Mezcla copos de avena con miel y frutos secos variados, hornea hasta que se dore y trocéalo en diferentes medidas. Gracias a estos tres simples pasos tendrás un complemento perfecto para incorporarlo a un vaso de leche o de bebida vegetal, así como a un yogur, para aportarle un toque crujiente; e incluso para picar entre horas si la comes sola.

 

7. Otras opciones de repostería: Si las galletas o las tortitas son poco complicadas para ti, hay multitud de recetas para hacer magdalenas, bizcochos, pasteles y otras opciones más complejas con este cereal como ingrediente principal. ¡Descubrirás posibilidades creativas y muy dulces! Opta por las versiones con menos azúcares y grasas y así además podrás consumirlas de forma más habitual sin renunciar a una alimentación saludable.