Bionoticias

Sanear el pelo tras el verano, ¡sin cortar!

El verano se despide y con él, los largos días de playa, sol y piscina. Volvemos al trabajo, con la rutina instaurada de nuevo en nuestras vidas y el frío, que ya asoma. El otoño ha llegado y, con él, puede que nuestra melena empiece a mostrar las consecuencias de los meses pasados. Es normal que en esta época del año tu cabello se rompa con más facilidad e incluso que aparezcan las ya conocidas puntas abiertas. La exposición al sol y los baños de cloro y de sal marina son solo algunos factores que pueden acabar pasando factura a nuestro pelo. Si te lo notas seco, más débil y con aspecto quebradizo, es momento de pasar a la acción. Pero tienes que saber que, antes de cortar por lo sano, hay alternativas a tener en cuenta para recuperar tu pelazo. ¿Qué podemos hacer para evitar el tijeretazo?

Usar el champú adecuado

Tan importante es lavarse el pelo con la temperatura correcta -es importante evitar el agua muy caliente- como saber elegir elchampú apropiado: para cabello fino, graso, seco o dañado, debemos conocer nuestra melena para poder aportarle aquello que realmente necesita. Además, es imprescindible usar productos siempre testados dermatológicamente, para evitar cualquier irritación en el cuero cabelludo. Por otro lado, es recomendable que sean champús lo más naturales posibles, sin siliconas, ni sulfatos, ni parabenos o derivados, para conservar al máximo las propiedades de cada ingrediente y, también, para preservar el medioambiente. De hecho, en Biocop, la mayoría de productos Douce Nature va más allá ofreciendo jabones en envases 100% vegetales y reciclables.

Una correcta hidratación

Es posible que, tras largas jornadas bajo el sol, ahora te veas el pelo más claro. Nos guste o no la estética de las mechas naturales, lo cierto es que se trata de un síntoma más del sufrimiento de la cabellera tras el verano. Por eso, lo primero que se necesita es hidratación. Para conseguirlo, debemos elegir champús que limpien en profundidad, al mismo tiempo que sean suaves y nos ayuden a recuperar la humedad perdida.

La leche de almendra se convertirá en tu mayor aliada, ya que ayuda a la regeneración de cabellos debilitados. Por ejemplo, el Champú con leche de almendra para cabello normal y seco Douce Nature está enriquecido con leche de almendra mediterránea, que además de hidratar, proporciona un efecto alisador para un pelo suave y con brillo. Por otro lado, también es recomendable añadir el efecto calmante de un acondicionador, como el Bálsamo de leche de almendra Douce Nature, que además funciona como desenredante.

Y si el cuero cabelludo está irritado, podría aparecer en escena la temida caspa. Para ello, recomendamos el Champú con palmarosa anticaspa Douce Nature: está enriquecido con leche de almendra mediterránea, con todas las propiedades hidratantes necesarias para el máximo cuidado posible de nuestra piel.

Nutrir el pelo para darle vida

Una vez el pelo está hidratado, su aspecto es más suave y brillante. Este es el momento de pasar a champús nutritivos, que ayuden a nuestras melenas a ganar más cuerpo y volumen y, en resumen, más vida. El aceite de oliva es rico en vitamina E y polifenoles, dos poderosos antioxidantes que protegen el cabello del envejecimiento celular causado por el sol. El Champú de aceite de oliva Douce Nature,enriquecido con aceite de oliva de la Provenza, penetra en las fibras capilares disminuyendo el encrespamiento. Además, potencia el crecimiento, ayudando al pelo a crecer sano y fuerte.

Y por último, se puede combinar su uso con el Bálsamo de aceite de argán Douce Nature, que protege y acondiciona el cabello aportando todos los nutrientes que necesita.