Bionoticias

Cocina de aprovechamiento: un ahorro individual en beneficio del planeta

Una vez dejamos atrás la Navidad, llega la tan temida cuesta de enero, el momento de hacer frente a nuestra realidad económica tras los excesos. Quedan en el recuerdo los generosos menús de las fiestas y llega el momento de llenar nuestra despensa de ingredientes buenos, saludables y que se ajusten a nuestro bolsillo. Hay muchos trucos para conseguirlo: planificar el menú semanal, hacer lista de la compra, controlar las fechas de caducidad o distribuir los alimentos en la nevera para que se conserven mejor más tiempo. Pero la realidad es que no hace falta cuadrar ningún presupuesto para conseguir ahorrar en alimentación: es tan simple como comprar menos y organizarse mejor.

En este sentido, vale la pena destacar los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre desperdicio alimentario. Se estima que en España se tiran casi 8 millones de alimentos cada año. Somos el séptimo país de la UE en el ranking. Se trata de un problema global con afectaciones medioambientales de gravedad, como los gases de efecto invernadero. En la mayoría de casos, los ingredientes que se acaban malgastando son verduras, hortalizas y carnes procedentes de platos y neveras demasiado llenas. Desde Biocop, este 2021 te proponemos que te inicies en el buen hábito del zero waste cooking, trash cooking, o como ya decían nuestros abuelos, la cocina de aprovechamiento: aquí no se tira nada. Y te damos las claves para conseguirlo.

Ventajas de la cocina de aprovechamiento

¿Has probado de enriquecer el cuscús integral de Biocop con el caldo sobrante de las verduras que acabas de cocer? Se puede tomar frío en forma de ensalada en otra comida y así aprovechas mejor las vitaminas y nutrientes de las verduras en un plato distinto. La cocina de aprovechamiento es más que no desperdiciar la comida, es una filosofía que va mucho más allá. Se trata de utilizar los alimentos que compramos para conseguir el máximo de platos posibles. Esta práctica va mucho más allá de usar el pollo asado que nos sobra del domingo para hacer unas croquetas, ligeras y saludables, como haría nuestra abuela. Por ejemplo, también podemos guardar los tallos de las cebollas o de las alcachofas que, de otro modo, tiraríamos, para preparar salsas o cremas. Incluso las pieles de las verduras o frutas pueden servirnos como aderezo o para preparar infusiones.

Pero vamos a la pregunta clave: ¿Qué beneficios consigues practicando el zero waste cooking? El primero ya os lo hemos anunciado: el ahorro económico. Comprar con cabeza y con consciencia nos ayudará a distribuir mejor los alimentos en nuestro menú semanal y aprovechar hasta el último gramo de comida que sea posible. El segundo, está igual de claro: no desperdiciar comida. No hay nada que dé más rabia que tirar aquello que hemos comprado sin apenas haberlo tocado, así que asegúrate de planificar a qué receta irá destinado antes de comprarlo y controla su durabilidad, sobre todo en el caso de los frescos. Y el tercer beneficio e igual importante: reducir nuestro impacto medioambiental. ¿Sabías que, aproximadamente, un tercio de los gases de efecto invernadero provienen de la sobreproducción de la industria de la alimentación? El consumo excesivo de recursos es uno de las principales amenazas de nuestro planeta, por eso es importante reducirlo y priorizar los alimentos procedentes de cultivo ecológico.

Algunas ideas para practicar el zero waste cooking

Sabemos cuáles son sus ventajas, tanto a nivel individual como colectivo, y ahora es momento de abrir nuestras miras y dejar que la creatividad entre en nuestras cocinas. Si queremos asegurar el éxito de la cocina de aprovechamiento es clave estar dispuestos a probar cosas nuevas con aquello que tengamos a mano, con el principal objetivo de no tirar nada. Aún así, te damos algunas tips para conquistar a toda la familia con tu zero waste cooking.

1.Ten a mano piadinas: ¿Y si usamos los restantes para rellenar unas piadianas? De trigo espelta, en su versión integral o bien de trigo khorasan KAMUT®, las piadinas de Biocop son una base perfecta para combinar con dulce o salado y están listas para comer en cuestión de minutos. Están elaboradas con aceite de oliva virgen extra y son aptas para veganos. Puedes cortar en tacos la verdura o proteína que te haya sobrado, saltearla y mezclarla con una salsa o dip para darle textura ¡y listo!

2.Invierte en masa de pizzas: otro clásico imprescindible en nuestra despensas son las masas de pizza. Tanto la base de pizza de trigo de Biocop, como la de trigo espelta, incluso en su versión de masa fina, solo requieren añadir los ingredientes y dejarlas 10 minutos en el horno a 220ºC para un resultado crujiente y sabroso. ¡Atrévete a probar combinaciones nuevas!

 3.Mezcla con legumbres: Garbanzos, lentejas pardinas o rojas, las legumbres de Biocop no necesitan tiempo de remojo para su posterior cocción. Se trata de un alimento muy rico en fibra, vitaminas y minerales que se recomienda incluir en nuestra dieta de manera regular. Al ser una fuente de proteínas, mezclar restos de verduras es suficiente para obtener un plato equilibrado.

 4.No te olvides de congelar: hay muchas recetas que nos piden la mitad de la hortaliza, por ejemplo, media cebolla, medio pimiento o medio tomate. Estos alimentos los puedes trocear y congelar en porciones, ya listas para cocinar la siguiente vez, en lugar de dejarlos en la nevera y que se acaben estropeando. ¡El congelador es un buen aliado del zero waste cooking! Y te hará ganar tiempo en el futuro.