Primeros

Buñuelos de lentejas rojas

Las lentejas, como todas las legumbres son tónicos renales que pueden ayudar a subir el yang de riñón. El jengibre nos ayuda a mover la energía del organismo y nos puede ayudar a mejorar la digestión de las grasas y fritos.
Las espinacas le dan ligereza al plato y pueden ayudar a nutrir el yin de hígado.
El nabo daikon nos puede ayudar a eliminar la humedad del organismo causada por fritos o exceso de carbohidratos.

Ingredientes

1 taza de 250ml de lentejas rojas

1 cebolla mediana cortada a cuadraditos muy pequeños

2 dientes de ajo troceaditos

Agua mineral

Sal marina

Unas hojas de espinacas baby

Nabo rallado fino

Preparación

Lavar bien las lentejas y dejar en remojo con abundante agua unas 4 horas.

Escurrir bien y añadir sal , los dientes de ajo y la cebolla y triturar con la batidora hasta conseguir una pasta cremosa donde no se aprecien los ingredientes, tiene que quedar textura humus, a veces es necesario añadir un poquito de agua.

Cortar un puñado de espinacas baby a trocitos pequeños y mezclar con esta masa.

Poner abundante aceite de oliva en una sartén y proceder a elaborar los buñuelos con ayuda de dos cucharas soperas. Freír a fuego medio hasta que estén tostados y colocar en un plato con mucho papel absorbente para que escurran el exceso de aceite.

 

Salsa para acompañar las croquetas: shoyu, limón, agua caliente, ralladura de jengibre, melaza de arroz. Mezclar a partes iguales. Comer las croquetas acompañadas de esta salsa y de un buen puñado de nabo rallado.